INTRODUCCIÓN

 

San Josemaría en su libro ‘Camino’ dedica dos capítulos a la vida de infancia espiritual. Los titula ‘Infancia Espiritual’ y ‘Vida de Infancia’. “Constituyen una unidad claramente delimitada. En ‘Consideraciones Espirituales’ (la primitiva edición de ‘Camino’) formaban un único capítulo, el de mayor extensión.” (1) “Es, sin duda, el conjunto de textos más homogéneos, doctrinal y literariamente, de aquel primer esbozo de Camino.” (2) De un total de 999 puntos, 53 puntos componen estos dos capítulos, aparte de otros tantos repartidos a lo largo del libro. Esto da una idea de la importancia de este tema en la vida del Fundador del Opus Dei. Sabido es que ‘Camino’ nace de la vida y experiencia de San Josemaría en sus primeros años de sacerdote joven.

“Escrivá divide en dos el capítulo único de ‘Consideraciones Espirituales’: retiene para el primero el título originario (‘Infancia Espiritual’) y titula el segundo ‘Vida de infancia’. Los contenidos del primero parecen, en efecto, más definitorios de lo que ‘es’ la infancia espiritual; el otro, en cambio, describe sobre todo su praxis. En todo caso, ese tránsito del ser a la vida no es fruto de la división del capítulo en dos: ya está presente en ‘Consideraciones Espirituales’.” (3) Se podría decir que el autor divide el tema en dos capítulos para armonizarlos con los del resto del libro, y evitar así un capítulo en gran medida desproporcionado.

 

NOTAS

1. CAMINO, Edición Crítico – histórica, Pedro Rodriguez, Ed. Rialp 2002, p. 913

2. Ibidem

3. Ibidem